lunes, 31 de agosto de 2015

Mi debla lunar




Acto de Poder de Atois, Iniciado del Numinoso Círculo Atlante 



"Mi debla lunar persiste encalada, tras años de erosión de la conciencia, en la piel terrestre. Esta noche, como en todas en las que su amplia boca se llena de fuego transparente, saldré a ofrecerle sangre y música, recogeré las flores silvestres y las ofreceré a la debla  que está encaramada a mi alma, libaré, bailaré y cantaré con la única compañía de su luz y en su seno dormiré la borrachera de maestría que me ofrece, la ermita que encontré y que hice suya será mi casa, únicamente su luz me guiará hasta ella".









 

domingo, 28 de junio de 2015

PODEROSO SE ALZA EN MY - Parte 2


Acto de Poder de Ahk Phypro, Maestro Iniciado del Numinoso Círculo Atlante

3. El primer signatario.

            Descendemos. Nuestros pasos reverberan y sus ecos se multiplican creando una sonoridad abisal. Las ondas se elongan, se dividen y se mezclan, y lo que parecen ser sonidos amortiguados de gotas o burbujas moviéndose por un espacio denso y deshaciéndose contra superficies inciertas en nuevas formas, respiraciones profundas y entrecortadas, toses nerviosas, torpes articulaciones y susurros, se confunden en un magma audible y táctil al mismo tiempo. Creía estar caminando por una pendiente hasta hace un rato, y sin embargo mi mente racional se encuentra tan abrumada que ha dejado de pensar en términos causales, y cualquier lógica temporal ha dejado de tener un sentido familiar. Me siento torpe en este espacio de densidad acuática, toco las paredes de lo que creía un corredor a fin de sentir la seguridad de algo sólido que me permita guiarme para avanzar en la oscuridad, pero su tacto, aunque firme, es oleoso, y cálido, y no me sirve como referencia, ni siquiera tengo claro qué es arriba o abajo, tengo que prestar atención a la forma en como percibo las respuestas de mi cuerpo y este entorno a los movimientos que creo estar efectuando. Y el olor, es dulce, intenso y sutil, diría que embriagador si no fuera porque siento las vías respiratorias más despejadas que nunca, hasta el punto que respirar me causa verdadero placer.
            Este olor es lo único que soy capaz de percibir ahora, el resto de mis sentidos están amortiguados, hasta la sensación de tener entrañas está desapareciendo. Conforme mi pecho se llena al respirar, la percepción de los músculos de mi espalda, de mis pulmones hinchándose y contrayéndose se hace cada vez más débil y desaparece. Es ausencia de peso y dolor, la falta de una vejiga y de unos intestinos siempre calientes, una falta de presión en las sienes y en la nuca. He dejado de escuchar latidos en el interior de mi cráneo.
            Abro los ojos y estoy aquí de nuevo, sentado con las piernas cruzadas, y empiezo a estar ciertamente sorprendido. Recuerdo haber leído en un libro de Burroughs algo sobre un artefacto que anula los sentidos: sumergido en una piscina de líquido a la temperatura exacta del cuerpo, en un silencio y oscuridad absolutos. Mi mente divaga en imágenes y recuerdos deshilachados que se deforman y se confunden: consuelo a mi padre que llora, la piedad me inunda mientras acaricio la cabeza de mi abuelo que agoniza temblando de miedo, doy puñetazos de rabia en la pared, me masturbo borracho, con la cabeza clavada en el borde de la terraza, mirando conmovido el púrpura de la noche, le hago el amor en una cama deshecha en Luxor, me mira y sus facciones se suavizan mientras llora de felicidad, corto ajo y estoy agradecido, contengo la respiración dentro del armario esperando a mi hermana para darle un susto, pego peces azules de charol sobre una cartulina al lado de un niño rubio, le gusta que esté aquí y a mí también, trato de moverme sin saber si sigo vivo tras la caída, esta mezcla de miedo y curiosidad es estimulante, no quiero escuchar sus voces de aliento y su admiración mientras escalo la pared, canto para que me escuche cuando entra y se pone detrás de mí, sé que está llorando de emoción y siento su tristeza mezclarse con la mía, miro hacia bajo encaramado en la roca, con el pecho al aire y el pelo al viento me siento seguro y poderoso, aprieto los dientes, deja a estos perros en paz, me levanto, voy a matarte, sumerjo mis brazos hormigueantes, dormidos, en la palangana antes del último día de selectividad, se lo digo y me doy cuenta de su dolor como un puñal que le arranco del pecho, recupero el aliento, tranquilo, tranquilo, se ha ido y sólo me queda el susurro del viento en las hojas de los álamos, esta tarde que se enfría y el sol, el sol que se marcha derramando zumo de naranja sobre el horizonte, el sol que nace entre las montañas que enmarcan este lago infinito que me arrasa los ojos, camino por el desierto con mis compañeros al lado de la caravana, los camellos bufando, Lengua de Carpa tiene una mirada pétrea, ¿qué ocurre?


Se levanta, mira con desapego y eso me asusta. Le tiendo lo mano, aparta la mirada de mis ojos y continua caminando y eso me parte. Ahora me arrastro solo entre la arena y el sol que me abrasa la piel, mi cabeza asfixiada dentro de un turbante, la barba llena de un sudor aceitoso y granos de arena entre mis dientes, exhausto, sin fuerzas para seguir y lleno de un terror rabioso que no me deja entregarme al abandono, la carne de mi garganta inflamada y reseca, desafiando a la luz bocarriba, juego con sus facetas en estas pupilas secas, bebiendo las briznas del aire, reptando a puñadas sobre esta nada inundada de mis emociones, grumos de arena y saliva y sudor que son tan míos como ajenos.

4. ¡Alzaos, oh, Puertas Eternas!

            No voy a abrir los ojos, estoy ahí donde sólo suena un disco estúpido, pero no voy a abrir los ojos y voy a sostener la mirada de esta ira que se contorsiona voluptuosa y salvaje ante mí. Aunque lo mismo de estar ahí que aquí. Sólo es preciso producir la fuerza suficiente contra la materia y dejar que tus músculos encuentren su propia tensión durante cada movimiento. Dejar que la emoción crezca con violencia y estalle, y entonces recordar y elaborar. Encuentras tu sitio en medio del fuego, las emociones que te inflaman y te colman, los pensamientos que te atormentan y te seducen se combinan y alimentan el fuego que te mueve para seguir vivo.
            Escucho la voz de Lengua de Carpa azuzando a los movedores. Todo tiembla alrededor, la arena se desprende de la arena, las columnas se resquebrajan en medio de nubes de polvo, las montañas estallan y las cenizas son engullidas por los ríos y lunas y soles se suceden en el cielo en un vértigo sin fin.
            También tiembla mi carne al caminar, y caen mis ropas. Caen al suelo mis emociones una vez sentidas, como costras de heridas que se abren cual bocas hambrientas en el cuerpo que las alimenta con el fruto de los pensamientos. Caen a su vez los pensamientos como pellejos de uva una vez su jugo se destila sobre el odre inmenso de la imaginación. Caen y son tan míos como la arena sobre la que se derraman.


            Escucho a Gamaheo conjurando Zomiel sobre el inconmensurable Do que Trarames mantiene. Escucho a Bar-Gal alimentar la nota madre con vibraciones eléctricas. Camino sobre este erial de belleza infinita en el que lo sagrado y lo profano se entrelazan como las aguas durante el reflujo de pleamar, como el viento cambia las formas y las formas al viento. Contemplo una y otra vez los equilibrios alcanzando su cenit en el momento de máxima tensión, en el que la nota se mantiene resonando pura, para romperse al instante antes de emerger nuevamente.
            ¿Quién soy sentado esta noche entre paredes de hormigón? ¿Quién soy ajeno al tiempo perdido en un centro que no para de girar en todas direcciones? Soy un manojo de material vivo, que rebosa de sensaciones, soy percepciones que se inscriben como algo hermoso, nuevo y cambiante en alguna parte de mí que llamo conciencia. Puedo recordar que solía percibir una identidad contenida de algún modo en esta carne sobre la que me sustento. Pero ahora esta carne me resulta tan mía como este desierto en llamas, esta música que hace que todo resuene, el viento, la luz, cada duna, cada ruina en este vasto espacio que se derrumba y este pequeño espacio ordenado y pulcro, en que algo que llamo identidad me indica que me hallo sentado, respirando con los ojos cerrados y la espalda recta, escuchando una música poderosa y sublime que también es un disco estúpido. Puedo recordar innumerables escenas vividas y que ellas solían definir quién creo ser, pero me falta la certeza que solía acompañarme de su realidad, de modo que quién soy es tan indeterminado como inestables los pensamientos que tratan de fijar estos flujos que se deforman. La única certeza que soy capaz de sentir sin reserva es que yo camino, y que sin importar dónde mire, en el horizonte veo alzarse al amanecer las Puertas Eternas.

5. El secreto de las Sendas.

            Agazapado sobre mis piernas al pie de las Puertas bostezo y estiro mis músculos repletos. Tengo hambre. Me deleito con los olores que me manchan la nariz, arrugo las facciones y me lamo los brazos.  Levanto las orejas y escucho. Estiro un brazo, unas uñas grises asoman lentamente de mis dedos cubiertos de pelo. Esta fuerza, este pulso vivaz me anima todo el cuerpo, salvo en sueños nunca había reparado en el placer que se siente simplemente al notar el diafragma y los músculos del pecho empujando las costillas y el esternón en cada inhalación.
            Tengo que ponerme en marcha. Huelo rastros de sangre por todas partes, sólo he de localizar el extremo de uno que pueda cazar, y querer hacerlo, pero no puedo decidirme porque es sorprendente sentirse así de vivo y en tensión, y me gusta recrearme en ello.
            De repente me asaltan las ganas de fumar. Cuando ocurre durante una alteración, usualmente supone que voy a pelear mentalmente con ellas a sabiendas de que voy a perder. Ahora la música es nada más que un disco compacto que gira en el reproductor, se acabó el hechizo. Me maldigo y ese conocido impulso autodestructivo me invade. Como siempre, intento tomar consciencia de mí mismo, del parloteo incesante que me acusa, del hambre omnipresente, el sentimiento de impotencia, el hartazgo de mi debilidad, miedo. El sueño repetido en el que soy un cazador y la conciencia de que sólo soy un hombre.

            Entonces salto, las extremidades estirándose y doblándose hacia atrás a una velocidad vertiginosa, el pulso de la sangre en la carne compacta recubierta de una piel gruesa, empujando el suelo de la ciudad que se va desvaneciendo tras de mí. Esto es Qlippoth, lo que queda cuando pasas y ni siquiera el recuerdo permanece. Tan solo adrenalina sosteniendo el siguiente paso que dar, el fuego que da forma al presente perfecto que se sucede vertiginosamente a sí mismo. El acto de estirar el cuello hacia delante, con el ceño y la mandíbula siempre en tensión, la lengua fuera echando babas, la nariz en la punta del hocico palpando cada olor. Sorteando a la gente lanzando dentelladas, porque puedo, arranco con movimientos dotados de una fuerza y una precisión inverosímil los postes como árboles sin hojas coronados por una luz psicotrópica. Esta furia es la fuerza que me permite seguir corriendo, la agresividad con que procedo estratégicamente a elegir, aceptando severamente la consecuencia de cada movimiento. Huele a sangre, a miedo y a determinación, y elijo perseguir este rastro. Esto es lo que soy, estas son las Sendas que recorro.

sábado, 24 de enero de 2015

Extraños sucesos en "La Mina" tras la primera luna llena del año

El pasado fin de semana se registraron unos extraños sucesos en las cercanías de Sevilla, concretamente en una finca conocida por el nombre de "La Mina". Se sabe que se encontraba allí una troupè de lo más estrafalario que responde al absurdo nombre de PYLAR, perpetrando una supuesta obra musical. Según fuentes, sobre las once de la mañana del sábado se procedió a pulsar cierto "botoncito" fatídico, que se cree fue la causa de una creciente sucesión de situaciones de lo más insólito.




Para las tres la tarde se había ya congregado por los alrededores un grupo de mirones, al parecer atraídos por la singular psicofonía que a la sazón se estaba registrando en la citada finca. El asunto empezó a enredarse, y verdaderamente retorcerse y curvarse, cuando los miembros de la singular troupè procedieron a reproducir a altísimo volumen el esperpento grabado durante las horas inmediatamente anteriores, afectando agudamente a la integridad síquica de varios testigos presenciales, que declararon entre indignados y perplejos que lo que recordaban haber oído con anterioridad, aunque espeluznante, no concordaba con esa especie de "terror cósmico" -fue una de las varias expresiones con que se referían a la susodicha grabación, siendo otras tales como "pantomima infernal", "broma de mal gusto", "fanfarria protomítica", y etcétera- que hería sus oídos ahora.

Ante el extraño caso, se procedió a solicitar el parecer de algunos expertos, que a su llegada entraron, no sin cierto recelo, y con variopinto instrumental de precisión, en la extraña casa sita en medio de la finca. Entre tanto, parece ser que los miembros de la troupè se regalaban con viandas y aperezaban al sol charlando amigablemente con el mayor descaro. Varias declaraciones del momento concuerdan en que "todo eran ruidos de tripas, suspiros y no pocas miradas torcidas, pues a nuestros aparatos nasales y terminaciones papilares llegaba el más delicioso de los aromas", "¡es un potaje de garbanzos!", "una situación desagradable, déjeme decirle", y así por el estilo.

Mientras, varios científicos e investigadores de diverso pelaje discutían, recorrían el interior de la casa, sin dar con el origen de aquella suerte de charanga ajena a los más elementales parámetros de buen gusto y normas de decencia. Desde el exterior se les podía ver midiendo y consultando complejísimos aparatos. Ora uno levantaba su muñeca a la altura de la oreja, para a continuación propinar delicados goplecitos sobre lo que suponemos era la esfera de un reloj; ora se podía ver a otro caminando distraídamente por el jardín, garabateando notas ininteligibles sobre una libreta. En ciertos momentos de silencio durante aquella grabación monstruosa, que parecía tener encandilados a no pocos de los presentes, se podían escuchar, provenientes del interior, todo tipo de interjecciones como estas que reproducimos a continuación:

- ¡No es posible! Pero... ¿quién demonios...?
- Estimado colega, con todo respeto, pero es una cuestión de tiempo, ¿no cree usted?
- ¿Cómo dice? ¿Pero no acaba de escuchar un maldito... ?
- ¡Cállese! ¡Suelte ese libro! ¡Insensato, no lo...
- ¡Aaaaaaahhhhhggg!

Y así por el estilo, más propias de un manicomio que de una reunión de eminencias en varias disciplinas.




Así se sucedían exabruptos y escenas desagradables, mientras personal sanitario desplazado hasta el lugar, alertado por llamadas de la concurrencia, atendía a algunos de estos señores, según iban apareciendo en el umbral de la casa, visiblemente afectados por temblores de rabia y estupor, incapaces de andar por su propio pie. Se dice que algunos repetían extrañas palabras sin el menor sentido (varios testigos creyeron oír el término "Atlantis"). 

En un momento dado, la troupè procedió a entrar de nuevo en la casa por una puerta trasera y desalojó de muy malas maneras, con de amenazas, y sin mayor miramiento en fin, a los sabios que allí quedaban apercibiéndose de las últimas mediciones. Cuando no quedó nadie ajeno dentro, la puerta se cerró de un fuerte portazo y se escucharon juramentos en nombre de Satanás, guitarrazos, el sempiterno tritono y demás parafernalia relacionada con esa plaga que se da en llamar "heavy metal", que se creía erróneamente erradicada, más propia de edades antiguas y pueblos primitivos.

Las primeras teorías sobre lo ocurrido tienen un cariz entre inverosímil y ridículo. Ante ciertas pruebas de campo y evidencias halladas en los alrededores, se especula sobre grietas en la lógica espacio-temporal, superposición de planos, "pura superchería" según declaraciones a este medio de cierto investigador de prestigio. Hay quien se atreve a ir más lejos, asegurando que allí fueron ejecutados conjuros mágicos prohibidos y largamente olvidados, profanaciones de la certidumbre y perversiones del orden social que se creían relegados a la oscuridad de los tiempos, cuando no simples leyendas, cuentos de abuelas, brujas y comadres.




Por lo demás, el paradero de los miembros del conjunto musical PYLAR sigue siendo desconocido. La policía, que ha solicitado la ayuda de un experto en lenguas orientales, busca a unos tales Eliade y Graves, y a la Srta. Gimbutas, pues se cree que podrían saber algo relacionado con el caso, o estar implicados de algún modo.

lunes, 14 de abril de 2014

El Parto Sagrado



Acto de Poder de Flewotomo de Asclepia, Caminante del Numinoso Círculo Atlante, para celebrar el Equinoccio de Primavera:

Sólo aquel que ha asistido al doble PARTO SAGRADO de una piedra preñada de eones de conocimiento sabe a qué atenerse cuando los portales se abren. Sus vetas se hinchan y supuran sales minerales en un proceso que es eterno y a la vez dura un instante… porque detrás del VELO la ecuación nunca se resuelve si ella misma es solución del TODO.

Mientras más profundizas en lo hermético, este se torna más y más acogedor, hasta que la rigidez de la piedra se relaja y dilata, TAL es el PARTO SAGRADO. En los dos puntos Equinocciales Anuales se fecunda la piedra adorándola y ritualizándola en una MÍSTICA EYACULACIÓN que planta la semilla que posteriormente ha de tornarse CONOCIMIENTO en las hogueras de los Solsticios… tal es pues el carácter ENDOTÉRICO del DOBLE PARTO.

La Diosa dilatada produce la GRIETA, y todo aquel iniciado que se precie puede penetrar en su interior y beber del FLUJO del renacimiento espiritual que se produce. LUZ sobre TINIEBLAS.

RECORDAD.




martes, 21 de enero de 2014

Universo


Acto de Poder de AHAU, Iniciado del Numinoso Círculo Atlante:

"Sólo el Amor puede abrir puertas. Simplemente amen, el Universo les devolverá el favor"




martes, 14 de enero de 2014

El Rito del Invierno


Acto de Poder de El Tercer Cuerno, Caminante del Numinoso Círculo Atlante:


Era el rito del Invierno, más antiguo que el género humano y destinado a sobrevivirle, el rito primordial que prometía solsticio y primavera después de las nieves; el rito del fuego, del eterno verdor, de la luz y de la música. Y en aquella gruta estigia, vi cómo ejecutaban todos el rito...






miércoles, 8 de enero de 2014

La Sacrosanta Espiral


Acto de Poder para celebrar el solsticio de invierno de Flewotomo de Asclepia, Caminante del Numinoso Círculo Atlante:

En el Principio fué AMMONITE EL SABIO, que por obra y gracia de su Sacrosanta Trascendentalidad logró la Pandemónica Meiosis en HIRUDINEO LA GRAN BABOSA, FLEWOTOMO DE ASKLEPIA (SANGRADOR DE MUNDOS), AQUEL CUYO NOMBRE NO SERÁ REVELADO HASTA EL FINAL DEL TIEMPO LINEAL y por último ELLO, LA IMPERSONALIDAD MANIFESTADA... 

Desde que se recuerda existe el NUMINOSO CÍRCULO ATLANTE... colectivo dedicado a intentar evocar lo sagrado a través de la memoria. Música, letras y arte son instrumentalizados para abrir los portales. He horadado la Gran Mente Piramidal para extraer el bulbo de lo cósmico y he cultivado La Semilla de lo Ignoto...

Estos son 4 objetos fosilizados de poder para invocar a la SACROSANTA ESPIRAL. Obtenidos durante la cosecha senderista posterior al Solsticio. 





... pero tengo miedo, porque los 4 objetos han empezado a funcionar y parecen haber cobrado vida propia. No hay indicios de cordura en la insania y temo haber traspasado la Puerta. La vibración me está sacudiendo desde dentro y el tiempo y el espacio misteriosamente se han Dado La Vuelta. Ya viene, y espero vivir para contarlo...